Historia de las Maquinas de Coser Singer

Isaac Singer y Elias Howe, dos nombres propios que han marcado el desarrollo de una industria puntera.

El creador de la marca

La historia de las maquinas de coser Singer no hubiera existido sin Isaac Merritt Singer, un norteamericano que vivió entre 1811 y 1875, que tuvo tres profesiones: actor, empresario e inventor.

Este inquieto inventor creó la maquina de coser mas antigua de la Historia, o al menos una de las más antiguas, en la compañía de su mismo apellido, hoy mundialmente conocida y un de los líderes mundiales en fabricación de máquinas.

La revolución de la marca llegó cuando abandonó el sistema del punto de cadeneta que ya existía en el mercado, para optar por otro que consistía en una aguja que se movía arriba y abajo. La cadencia de movimiento se conseguía pisando un pedal.

Este mecanismo resultaba más cómodo que el de todas las máquinas de coser de la historia, que había que mover con una manivela. La primera máquina de coser de Isaac Singer data de 1850.

Problemas con la patentes de la primera máquina de coser

Los problemas llegaron de inmediato, pues había creado una evolución perfeccionada de la máquina de Elias Howe, otro estadounidense contemporáneo, que informó a Singer de que estaba invadiendo parcialmente sus derechos de patente.

Elias Howe estaba en una situación económica desesperada y necesitaba dinero. Razón por la que ofreció venderle todos sus derechos sobre la máquina por 2.000 dólares, una cifra interesante para la época.

Pero este no le hizo ni caso. Le habló con altivez y llegó a amenazarlo. Al final, pasó a ser el rey de la historia de las máquinas de coser.

Sin beneficios por la patente

Algún tiempo después y tras el éxito de las máquinas de  Isaac,  Howe volvió a entrar en contacto con Singer, en esta ocasión para exigirle 25.000 dólares. Pero dice la Historia que el fabricante y su socio, el abogado Clark, atacaron con dureza a Howe, un tipo que se mostró muy débil y perdió la batalla.

Con el inicio de esta descompensada lucha, los periódicos neoyorquinos comenzaron a hablar de la guerra de las máquinas de coser. Fue una historia con una importante repercusión en la época.

No olvidemos que esto ocurría en plena revolución industrial. Las máquinas ya tenían una importancia capital y estaban transformando completamente la sociedad mundial.

Llegamos a la actualidad dónde la marca continua siendo un referente con productos como la Quantum stylust 9985 o la Singer Legacy SE 300.

Catálogo de máquinas Singer